Río Negro: Barda del Desierto

Arte y desierto

Una escuela en el desierto que se transforma en laboratorio artístico abierto a la comunidad.


Conversamos con el productor cultural Nicolás Rodriguez Rey, quien junto a las artistas plásticas María Eugenia Cordero y Aixa Sacco crearon Barda del Desierto, una residencia artística que transforma una escuela de la Patagonia en un laboratorio artístico abierto a la comunidad.

¿Contanos cómo surgió tu proyecto?

Barda del Desierto surge para incentivar la descentralización de la escena del arte, y poder generar nuevos polos de creación y divulgación por fuera de los ámbitos convencionales en las grandes capitales. Dos artistas plásticas (María Eugenia Cordero / Aixa Sacco) y un productor cultural (Nicolás Rodriguez Rey) nos contactamos por primera vez para encontrar el formato adecuado de esta experiencia artística sin precedentes en la región. La escuela primaria de la localidad de Contralmirante Cordero -un pueblo de 2000 habitantes en la patagonia rionegrina- se convierte durante un mes en hogar, espacio de creación y encuentro para los 8 artistas seleccionados, llegados de distintas partes del mundo. Su arquitectura se transforma para adoptar otros hábitos y prácticas con diversas actividades que envuelven la producción artística contemporánea.

 

¿Qué acciones desarrollan?

Durante el mes de enero, una completa programación de actividades -todas abiertas y gratuitas- se desarrollan en el edificio de la escuela primaria de la localidad, generando un espacio de experiencia, formación y creación, dedicado a los ciudadanos locales, de localidades vecinas y los artistas en residencia. A través de los Estudios Abiertos, talleres, conversatorios, seminarios, encuentros, caminatas, cine a cielo abierto -entre otras actividades- se promueve el intercambio con la comunidad y la revalorización de la identidad local para trascender tensiones sociales y promover nuevas dinámicas convivenciales. Todas las actividades abordan temas de estudio para pensar la historia local, la geografía cultural, la naturaleza, el paisaje y el medioambiente, la escuela y su contenido curricular afectivo emocional.

¿Qué innovación crees que aportó tu proyecto al campo cultural?

La utilización de un edificio público (Escuela Nº 135), cerrada durante el período de vacaciones, es una forma de generar valor, y de llenar de contenido un espacio marcado por una currícula programática durante el resto del año. La comunidad educativa -niños, docentes, familias- vuelve a la escuela durante el verano para vivir una experiencia de renovación "porque pasan otras cosas" cuando sucede la residencia.

 

¿Otros proyectos que te parezcan valiosos de la región o del país?

Ekesh -Taller de cine móvil (Provincia de Río Negro).